Si quieres más información rellena este formulario

Por favor, revisa los campos seleccionados
Antes de firmar/enviar tu solicitud, lee y acepta nuestra información básica sobre protección de datos, contenida en nuestra política de uso de datos

Gracias por contactar con nosotros

En la mayor brevedad posible nos pondremos en contacto con usted

Detalles

CASTILLO DE VILCHES

Edificado en la cumbre del cerro al que da nombre, desde el castillo de Vilches el viajero puede disfrutar de unas impresionantes vistas de los valles del Guadalén y del Guarrizas, en la zona de contacto entre Sierra Morena al norte y el Valle del Guadalquivir al Sur. En la actualidad, además de los restos del primitivo castillo también puede visitarse la ermita de la Virgen del Castillo, patrona de la localidad.

Antes de emprender la subida hasta la cumbre, el viajero puede recorrer las empinadas calles del casco antiguo de Vilches que lo encaminan hacia el castillo. La fortaleza y el poblado fueron sitiados y conquistados por los cristianos apenas tres días después de la batalla de las Navas de Tolosa en el año 1212. Precisamente, y como curiosidad, en la iglesia parroquial de San Miguel se conservan y exhiben algunas reliquias de la célebre contienda.

De las primitivas defensas del castillo pueden verse un torreón esquinero y un pasaje-túnel cubierto con bóveda de cañón ligeramente apuntada que daba acceso al recinto amurallado. Con el paso de los años y con el afianzamiento de la cultura cristiana, gran parte de las torres y lienzos de las murallas de los castillos fueron utilizados como cantera de materiales para edificar, normalmente, pequeñas iglesias o ermitas. Así ocurre en Vilches, donde se construye en el patio de armas la ermita de Santiago que, después, sería sustituida por la actual ermita de la Virgen del Castillo.

Vilches desempeñó un importante papel como punto de defensa del Alto Guadalquivir y como castillo refugio para los habitantes de las alquerías de su entorno, especialmente cuando, en la segunda mitad del siglo XII, el avance de las tropas cristianas comenzó a ser una seria amenaza para Al-Andalus. Años después de ser conquistado, Fernando III engloba el territorio de Vilches dentro del término del concejo de Baeza, si bien el Rey mantuvo la tenencia del castillo durante años.

Además, gracias a los trabajos de investigación realizados en el entorno se sabe, por ejemplo, de la existencia de un importante asentamiento visigodo disperso en pequeños núcleos rurales por las vegas de los ríos. Muestra de ello son los recipientes cerámicos hallados en las inmediaciones del municipio, así como un dintel que hoy se encuentra en el Museo Provincial.

Ubicación y Acceso

El castillo está en la cumbre del cerro amesetado, a cuyos pies se extiende el pueblo. A Vilches se accede desde la A-IV a través de la carretera comarcal A-301 (La Carolina-Úbeda) y desde Linares por la comarcal A-312.

·         Latitud:  38.206446

·         Longitud:  -3.507059

PUNTOS DE INTERÉS SOBRE EL CASTILLO

* Datos históricos

Los orígenes del castillo de Vilches son inciertos. El cerro del castillo estuvo continuamente poblado desde la época ibérica, no así, se han hallado mármoles e inscripciones romanas.

En tiempo de los romanos Vilches perteneció a la región de los Oretanos y era conocido como Abula Augusta o Babila.

A partir de la invasión musulmana, en el siglo VIII, los árabes levantaron un castillo-refugio en Bily, el lugar donde actualmente se asienta Vilches, para proteger a las pequeñas alquerías rurales del entorno.

En sus alrededores se produjo una batalla decisiva para dilucidar quién se proclamaría emir a la muerte de Abd al-Rahman en el año 788, en la que Hisam derrotó a su hermano Sulayman Abu Ayyub, gobernador de Toledo.

A medida que avanzaba el siglo XII el castillo árabe de Vilches se hizo especialmente vulnerable, debido a su cercanía a Despeñaperros por donde las tropas castellano-leonesas practicaban acciones de hostigamiento y castigo sobre posesiones de al-Andalus. 

Fue conquistado en 1172 por los almohades en la campaña del Califa Aby ya que contra Huete, cuando era posesión de Ibn Mardania y se conocía con el nombre de Baly.

El castillo de Vilches cayó en manos cristianas después en la batalla de las Navas de Tolosa. Alfonso VIII tras la batalla junto a Pedro II de Aragón y Sancho el Fuerte de Navarra cercaron y conquistaron la plaza.

Curiosamente, aunque los cristianos abandonaron otros castillos más meridionales que habían conquistado (Baños entre ellos), retuvieron Vilches como posición avanzada al otro lado de Sierra Morena, indispensable para conquistar Andalucía. 

En la década de calma militar y treguas que se extiende entre 1214 y 1224, Castilla fortificó la plaza mientras los almohades hacían lo propio con el vecino Giribaile.

Después de la entrega de Andújar y Martos a Fernando III, en 1225, Vilches perdió importancia como plaza fronteriza y quedó convertida en mero puesto de enlace para el control de los accesos a la sierra. 

El territorio de Vilches fue cedido por Fernando III, en 1231, al Concejo de Baeza que lo incorporó a su alfoz, si bien el rey se reservó la tenencia del castillo.

En su alcázar se construyó la iglesia de Santiago para reforzar la idea de cruzada contra los musulmanes, que posteriormente en el siglo XVIII, fue sustituida por la ermita de la Virgen del Castillo, patrona de la localidad. 

Descripción

En el cerro del castillo de Vilches quedan escasos vestigios de la antigua fortaleza, construida con mampostería ripiada y excelente mortero. Hoy día podemos observar un torreón, parte de otro torreón que ha quedado volcado y un pasaje cubierto de túnel.

El torreón, conocido como el “Cubo de la Villa”, es un torreón esquinero macizo que todavía subsiste enhiesto junto al santuario de la ermita de la Virgen del Castillo.

Parte de otro torreón similar al anterior se desprendió de su primer emplazamiento y rodó en dirección al pueblo deteniéndose en mitad de la ladera, volcado donde aún hoy permanece, es conocido popularmente como “el niño dormido”.

El túnel de acceso al castillo parece ser un acceso secundario. Se trata de un pasadizo con bóveda ligeramente apuntada de sillarejo.

Estos tres elementos parecen corresponder a una misma época, probablemente a la del fortalecimiento del castillo entre 1214 y 1224.

En el cerro se observan destierros y tallas de escarpes artificiales sobre los que probablemente se alzarían los parapetos de la antigua fortaleza y albacara. Algunos elementos fortificados han sido incorporados al conjunto de la iglesia.

En este castillo se han encontrado varios recipientes cerámicos de la época romana y otros restos visigóticos además de un dintel que se encuentra en el Museo Provincial de Jaén, y monedas de diversas épocas.


PUNTOS HISTORICOS IMPORTANTES SOBRE EL LUGAR:

Los orígenes del castillo de Vilches son inciertos.

·         El cerro donde está el castillo estuvo poblado ya desde la época de los íberos. Además, se han hallado restos de la cultura romana.

·         En el cerro del castillo y a su pie de monte, por donde se extiende el pueblo, se han encontrado vestigios romanos y visigóticos.

·         En el circuito del castillo se han hallado mármoles e inscripciones romanas.

·         Parece que ya en el siglo XVIII el castillo se encontraba en ruinas.

·         Fue acabado de destruir para construir sobre sus restos el santuario de la Virgen del Castillo.

·         El solar del castillo ha sido tan remodelado a partir del siglo XVIII que hoy es difícil dilucidar en sus restos las etapas de poblamiento.

·         Sobre él se asienta la ermita de la patrona, la Virgen del Castillo.

·         En ella se conservan un estandarte almohade y un signífero cristiano de la batalla de las Navas de Tolosa.

·         Este santuario vino a sustituir a la iglesia de Santiago, que era la del castillo.

·         De ente castillo tan solo se conservan restos inconexos.

·         Un torreón esquinero macizo circular.

·         Parte de otro torreón, similar al anterior, que se desprendió de su primer emplazamiento y rodó en dirección al pueblo deteniéndose en mitad de la ladera, volcado, donde hoy lo vemos.

·         Una puerta que sería acceso secundario al castillo. Se cubre de bóveda ligeramente apuntada, compuesta de mampuestos alisetados.

·         Torreón rectangular macizo posible torre del homenaje.

·         Restos de otro Torreón rectangular.

·         Varios restos de muralla.

·         Los restos son hechura de una misma época, probablemente la del fortalecimiento del castillo.

·         Son de mampostería muy irregular, con mucho ripiado y excelente mortero de mezcla.

·         Son además observables por todo el cerro vestigios de destierros y tallas de escarpas artificiales sobre los que se alzarían parapetos de la antigua fortaleza y su albacara.

·         La explotación secular de estas obras como cantera de piedra nos habrá escamoteado un hermoso conjunto castellológico.

·         Quedan todavía estimables empedrados, muy remendados tardíamente, para el uso de la ermita.

·         Declarado Monumento Histórico

·         Este castillo controlaba alguno de los ramales más importantes que atraviesan Sierra Morena por el Muradal y la cuenca del Guarrizas.

·         Además, dominaba el amplio valle del Guadalimar.

·         En 1170 los almorávides hostigaban a los almohades desde esta fortaleza.

·         Dos años más tarde fue tomada por los almohades.

·         En 1209 el maestre de Calatrava don Ruy Díaz de Yanguas ganó este castillo, junto con los de Montoro, Fesora y Pipalfont. Mandó asolar aquéllos, pero mantuvo Vilches.

·         Debió de perderse a poco, con la reacción almohade

·         De nuevo cayó en manos cristianas tres días después de la batalla de las Navas de Tolosa: unos de los nuestros fueron et cercaron el castiello de Vilchez, que es muy fuerte. E al tercer día de la batalla... que era el miércoles dessa semana, llegó el rey con su hueste y tomamos este castiello de Vilches... et tardamos en esto un día.

·         Dice otro texto: Los moros se rindieron pensando salvar sus vidas lo cual les sucedió al contrario, que fueron luego todos degollados.

·         Vilches se mantuvo ya en adelante en manos de Castilla, con lo que los pasos de Sierra Morena quedaban abiertos y aquel portillo natural, llave de Andalucía, en manos de cristianos.

·         En los documentos de la cancillería castellana del periodo siguiente se mencionaban los dominios del rey con la fórmula siguiente de Santander a Vilches.

·         En la década de calma militar y treguas que va de 1214 a 1224 es evidente que Castilla fortificó febrilmente la plaza, al tiempo que los almohades hacían lo propio con el vecino Giribaile.

·         Después de la entrada de Andújar y Martos a Fernando III en 1225, Vilches perdió su importancia como plaza fronteriza en favor de las otras.

·         En 1231 Fernando III dio por términos el concejo de Baeza los castillos de Vilches, Tolosa, Baños y Ferral.

·         En 1236 confirmaba el fuero que diera su abuelo a Vilches.

·         El castillo no pasaría a Baeza hasta 1243.

·         Este privilegio de entrada específica que el rey retiene para su servicio el granero del castillo y otros bienes.

·         Con todo, la tenencia del castillo seguiría estando a nombre del rey. Antes había pertenecido al arzobispo de Toledo.

·         En él se encuentra el Calvario del Vía Crucis de Vilches.

·         Código PIA 230940003.

·         Declarado Bien de Interés Cultural.

Descargar archivos